Fiódor Dostoyevski

Fiódor Dostoyevski Fiódor Mijáilovich Dostoyevski (1821-1881) es uno de los grandes escritores de la literatura universal. En 1846, y con un éxito inesperado, publica su primera obra, Pobre gente, de estilo epistolar, que ya presenta el patetismo que le va a caracterizar. El autor, en esta obra, está claramente influenciado por la lectura de Gógol. Pero los autores que Dostoievski consideraba sus maestros son Schiller, Hoffmann, Balzac y Dickens. En su vida, hay un acontecimiento que va a marcar toda su literatura: fue deportado a Siberia y permaneció allí durante cuatro años, tras haber sido condenado a muerte y conmutársele la pena momentos antes de la ejecución.

Después de su cautiverio, vuelve a dedicarse a la literatura y en sus obras refleja imágenes de la horrible experiencia, en especial en Recuerdos de la casa de los muertos (1861), libro lleno de dolor y humanidad. En 1866, publica su primera gran obra, Humillados y ofendidos, en la que adopta la actitud más patética de toda su producción literaria, Crimen y castigo - una de sus obras más famosas - y El jugador - donde dibuja su pasión por el juego -. Su obra más compleja es Los endemoniados (1870), dirigida contra los grupos violentos de la oposición. Su última novela, Los hermanos Karamazov (1879-1880), describe una actitud distinta ante la vida, desdoblada en cada uno de los hermanos protagonistas. En el trasfondo de la novela, palpita la duda de la existencia de Dios y del límite entre el bien y el mal.

La figura de Dostoievski significó, para la literatura rusa, una renovación en la manera de tratar los temas que coincidió con la evolución, cada vez más acentuada, del ambiente literario de la época. Su mayor mérito literario está en que hace ver el mundo real de su tiempo a través de ráfagas sueltas. Sus novelas están llenas de espacios sórdidos, habitaciones estrechas, pobreza, hambre y casas vacías. Los personajes se comunican a gritos y el insulto es una constante en ellos; con una facilidad asombrosa, pueden pasar de la ira más exacerbada al llanto más desconsolado.

En cuanto al aspecto intelectual, en sus obras se enfrentan racionalidad e irracionalidad y, en el aspecto psicológico, lo normal se mezcla con lo anómalo constantemente. De forma intencionada, presenta a sus personajes sin referencias de clase y les otorga libertad de actuación: de esta manera, pueden abandonarse a los grandes impulsos del sentimiento.

La línea argumental de sus novelas a veces se nos oscurece debido a la tendencia del autor a embrollarlo todo. Ese entramado de situaciones y sentimientos, uno de los aspectos que Dostoievski maneja con mayor maestría, es una constante de sus novelas. Una de sus grandes obsesiones, la frontera entre el bien y el mal, lo lleva, en algunos casos, a enfrentarse con el análisis de la naturaleza delito.

Sus obras se pueden clasificar en dos grupos: las anteriores a sus años en Siberia —tras la experiencia de su encarcelamiento, su condena a muerte y su posterior conmutación, en el último momento, hecho que le provocó su epilepsia— y las obras que siguieron a estos acontecimientos. Además de este capítulo crucial de su vida, hay otros que marcaron fuertemente su personalidad: la constante lucha para poder pagar las deudas que lo acosaron durante toda su vida —y que en un mometo dado lo obligaron a huir al extranjero—, la relación amorosa con Apolonia Suslova y las muertes de su esposa y de su hermano.

Su genialidad está en la sensación que dan sus obras de no tener fondo, en la penetración psicológica y en la infinidad de caracteres inventados. En la estética de Dostoievski va implicito un sentido ético religioso, patético. Este fondo ético tiene puntos de contacto con otro gran autor: Tolstói.


Libros de Fiódor Dostoyevski

Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski
Crimen y castigo
1866
Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski
Crimen y castigo
1866




Privacidad · Política de cookies · Contacto

© 2022 Resumenlibro.com

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. | Más info