Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. | Más info

Las chicas de alambre
Resumen del libro de Jordi Sierra i Fabra


Las chicas de alambre
Título: Las chicas de alambre
Autor: Jordi Sierra i Fabra
Género: Novela
Subgénero: Ficción literaria, Ficción contemporánea, Novela juvenil
Año de publicación: 1999



Resumen de Las chicas de alambre, de Jordi Sierra i Fabra

Las chicas de alambre es una novela juvenil del escritor español Jordi Sierra i Fabra. Sigue las andanzas de un periodista barcelonés, Jon Boix, mientras escribe un reportaje sobre las Wire-Girls, o "las chicas de alambre", tres supermodelos que fueron muy famosas y que llevan una década en el olvido después de que dos de ellas murieran y una tercera desapareciera sin dejar rastro.


MENÚ RÁPIDO

1.- Resumen de Las chicas de alambre
1.1. - Primera parte
1.2. - Segunda parte
1.3. - Tercera parte
2.- Personajes de Las chicas de alambre
2.1. - Personajes principales
2.2. - Personajes secundarios
3.- Opinión de Las chicas de alambre

Resumen de Las chicas de alambre


Primera parte

La historia comienza cuando un joven periodista llamado Jonathan Boix va a su lugar de trabajo, como cualquier otro día. Jon escribía para una revista llamada Zonas Interiores. Pero entonces, su madre (que también es su jefa y la directora y editora de la revista), Paula Montornés, le asigna una nueva investigación para un artículo.

Paula quería que Jon escribiera algo sorprendente, una primicia. Así, se le ocurre asignarle un caso muy particular a su hijo: el de una de las integrantes de las Wire-Girls, "las chicas de alambre", tres supermodelos que fueron extremadamente famosas y distinguidas por su extrema delgadez.

Sin embargo, las tres, que además eran grandes amigas, sufrieron desenlaces fatales. Una de ellas era Cyrille, una supermodelo de origen egipto-somalí que falleció víctima del VIH. Otra, llamada Jess, era de origen estadounidense y murió a causa de una sobredosis. Sólo quedaba una de ellas, o eso se presuponía: Vanessa, conocida como Vania, que desapareció tras la muerte de sus compañeras y llevaba casi diez años en paradero desconocido.

Paula quiere que Jon investigue a Vania, ya que está a punto de cumplirse una década desde su desaparición y era la primicia del momento para los lectores. Así, Jon inicia su investigación, realizando diferentes búsquedas que le llevan a saber más sobre estas tres supermodelos. Pero la verdadera incógnita era la siguiente: ¿Vania está viva o no?

Segunda parte


Jon comienza a investigar alrededor de América y Europa, contactando con diferentes personas del mundo del modelaje para conocer un poco más el sector de la moda. También entrevista a algunas personas cercanas a las Wire-Girls, como amigos, familiares o conocidos. Es así como Jon descubre el pasado de estas tres chicas.

Cyrille vivió momentos muy difíciles desde pequeña, ya que su padre la vendió con 12 años a un traficante de camellos de 60 años. La pequeña se escapó y llegó hasta Etiopía, donde se interesa por ella un hombre británico hasta el punto de contratarla para que trabaje en su casa. Después, un amigo francés de este hombre se llevó a Cyrille a París, donde fue descubierta por el cazatalentos Jean Claude Pleyel, dueño de las agencias más prestigiosas de Francia, que la visualiza como supermodelo por su encanto y atractivo.

Jess se acercó al mundo del modelaje de forma más casual, ya que desde pequeña asistía a concursos de belleza. Fue así como, poco a poco, incursionó en el mundo del modelaje. La chica, además, formaba parte de una familia muy correcta y devota.

Por último, Vania se adentró en el mundo de modelaje gracias a la devoción y guía de su madre, que más tarde fallecería a causa de un cáncer de mama. Vania quedó al cuidado de su hermana, que sería la única persona que Vania tendría como familiar ya que, tiempo atrás, su padre la había abandonado y desapareció de su vida. Vania alcanzó la fama por sus propios medios, ya que era una persona muy independiente, y llegó a formar parte de la agencia por cuenta propia.

Jon descubrió que a Vania le quedaba un familiar vivo, o al menos uno con el que pudiera contactar: su tía. La buscó para entrevistarla y, con la ayuda de la secretaria de Zonas Interiores, Carmina, dio con su paradero: la tía de Vania era una mujer solitaria de 65 años llamada Luisa Cadafalch.

Normalmente Jon formalizaba una cita con los entrevistados y los avisaba con tiempo, pero esta vez fue a visitar a Luisa de improviso para evitar que la mujer se negara a conceder la entrevista. Sin embargo, Luisa descubre que es un periodista y se niega a hablar con él, pero Jon la persuade para que Luisa accediera a hablarle de su sobrina. Lo malo es que no sirve de nada, pues Luisa es una persona muy hermética y cautelosa con la información que da. El único dato útil que Jon saca de Luisa es que Vania tenía una criada y confidente.

Jon contacta con el fotógrafo Carlos Sanromán, el hombre que realizó la primera sesión de fotos a Vania, que catapultó a este fotógrafo a la fama. Con esta entrevista, Jon descubre que Vania no era anoréxica cuando inició su carrera como modelo, pero que la presión que se ejercía sobre ella y sus compañeras llevaron a las tres a una delgadez extrema, generándoles graves trastornos alimenticios.

Tercera parte


Jon, decidido a averiguar el paradero de Vania, decide arriesgarse y buscar a su padre. Lo encuentra en Madrid; sin embargo, cuando lo encuentra, descubre que el hombre no sabe nada sobre la vida de su hija. Así que pasa al siguiente en su lista: Tomas Fernández, el primer amor de Vania, otro fracaso ya que no proporciona a Jon información de utilidad. Entrevista a otro exnovio, Nando Iturralde, que le cuenta a Jon que amó mucho a Vania, pero que su relación no funcionó debido a la presión del mundo de la moda y el carácter agriado de Vania por dicha presión.

Jon viaja hasta París otra vez para entrevistar al amante y gran amigo de Cyrille: Frederick Dejonet, el hombre que la llevó a París. Gracias a él descubre que, a pesar de que Jean Claude Pleyel catapultó a las Wire-Girls a la fama, también las introdujo en el mundo de las dorgas y del vicio. Jon encuentra una fotografía de la criada de Vania y decide visitar la agencia de Pleyel, donde se encuentra a Trisha Bonmarchais, que le cuenta algunas anécdotas del mundillo.

Jon viaja a Nueva York para entrevistar al exesposo de Vania, Robert Ashcroft, un hombre amable que cambia de parecer cuando descubre que le quieren hacer preguntas sobre Vania. Lo único útil que Jon saca de él es el nombre de su criada: Noraima. Consigue más datos sobre ella después de entrevistar a Bárbara Hunt, la hermana de Jess, que le indica dónde vivía esta mujer. Jon regresa a la casa de Luisa para corroborar la información obtenida y tenerla al tanto de la investigación.

Jon encuentra también unas cartas para Vaina escritas por Noraima, su criada, de modo que corrobora que vive en Aruba y viaja hasta allí para entrevistarla. Cuando llega a la casa de Noraima, ésta le concede la entrevista encantada y le confiesa la terrible realidad: Vania está muerta.

Jon le pide a Noraima que le lleve al cementerio para ver dónde descansan los restos de la modelo y Noraima así lo hace. Jon le agradece su tiempo, toma algunas fotos y se marcha. Sin embargo, duda que Vania esté muerta, por lo que va a vigilar la casa de Noraima cuando cae la noche. Es entonces cuando en la casa ve a una bella mujer que le resulta familiar: Vania. Jon corre a tocar la puerta y le confiesa a Noraima que había estado vigilando y había visto entrar a Vania. Noraima intenta darle largas, pero Vania aparece y confiesa que sí, estaba viva, y accede a hablar con él.

Finalmente, Vania crea un vínculo estrecho con Jon después de sincerarse con él. Le pregunta si va a publicar su artículo y a exponerla, pero Jon le dice que sólo escribirá sobre la supuesta muerte de la famosa modelo que pertenecía a las Wire-Girls: Vanessa Mollins.


Personajes de Las chicas de alambre

Personajes principales

  • Jonathan Boix: un periodista de 25 años que vive en Barcelona. Trabaja para la revista Zonas Interiores, cuya directora es su madre. Le encargan publicar un artículo sobre la última integrante supuestamente viva de las Wire-Girls por el décimo aniversario de la desaparición de una de ellas.

  • Vanessa "Vania" Molins Cadafelch: una supermodelo española que desapareció hace una década. Pertenecía a las Wire-Girls y era una mujer de piel blanca, cabello negro y ojos grises. Padecía anorexia por la presión del mundo de la moda. Llegó a superar su TCA, pero fue internada en un hospital psiquiátrico tras la muerte de sus amigas y compañeras, Cyrile y Jess. Luego de salir, dejó su vida de modelo atrás y se escondió del mundo.
  • Personajes secundarios

  • Sofía: una modelo con la que Jon mantiene una relación a lo largo de la historia, en paralelo a su investigación. Como su carrera no despega, Jon la ayuda a encontrar trabajo en la revista Zonas Interiores.

  • Cyrille "Narim" Wirmeyd: una de las Wire-Girls. Nació en Egipto y su padre la vendió a un traficante de camellos. Fue descubierta por Jean Claude Pleyel como modelo. Era de piel oscura y cabello corto, con ojos oscuros y misteriosos. Murió víctima del VIH.

  • Jess Hunt: la tercera de las Wire-Girls. Nació en Ohio y su carrera como modelo despegó rápidamente. Su cabello era rubio, largo y rizado, y sus ojos eran verdes. Siempre estaba sonriendo con una enorme boca abierta que mostraba unos dientes blancos. Murió por sobredosis.

  • Jean Claude Pleyel: dueño de las agencias más prestigiosas de Francia y quien descubrió a las Wire-Girls. También fue quien las metió en el mundo de las drogas.

  • Luisa Cadafalch: tía de Vania, una mujer hermética y solitaria.

  • Tomás Fernández: primer amor de Vania.

  • Nando Iturralde: exnovio de Vania, un hombre que la amó mucho pero cuya relación no funcionó por la presión del modelaje.

  • Robert Ashcroft: exmarido de Vania.

  • Noraima: criada y confidente de Vania.

  • Opinión de Las chicas de alambre

    Las chicas de alambre es un buen libro para jóvenes lectores, ya que habla sobre el mundo de la fama y de la moda pero ofreciendo una visión realista del mismo, donde nada es lo que parece ni es todo tan hermoso como lo pintan.

    También es una clara crítica a la anorexia y los trastornos de conducta alimentaria. Estos temas hacen que este libro sea perfecto para los adolescentes, ya que en esa época hay mucha preocupación por el aspecto físico y esta novela puede ayudar a algunas personas a darse cuenta de que no merece la pena tener una relación insana con la comida ni buscar un cuerpo imposible de conseguir para seguir los cánones de una industria tóxica.


    Autor del resumen
    Lector empedernido y amante de la fotografía. Me encanta la literatura de fantasía y ciencia ficción. Escribo resúmenes, opiniones y reseñas para ayudarte a decidir tu próximo libro.
    Pablo Navarro

    Comparte este resumen de "Las chicas de alambre":


    Enlaces de interés

  • "Las chicas de alambre", Libro en Amazon

  • Leer en Kindle - "Las chicas de alambre"

  • Comentarios



    Libros Relacionados

    Los pilares de la Tierra
    Los pilares de la Tierra
    Maese Pérez, el organista
    Maese Pérez, el organista
    Historia de una escalera
    Historia de una escalera
    La hija de la noche
    La hija de la noche
    Luces de bohemia
    Luces de bohemia
    La colmena
    La colmena



    Privacidad · Política de cookies · Contacto

    © 2022 Resumenlibro.com