Campos de fresas
Resumen del libro de Jordi Sierra i Fabra

Campos de fresas
Título: Campos de fresas
Autor: Jordi Sierra i Fabra
Género: Novela
Subgénero: Franch, Literatura juvenil
Año de publicación: 1997
valoración (0 votos)

Campos de fresas es una novela de literatura juvenil escrita por el catalán Jordi Sierra i Fabra en 1997. Como viene siendo natural en la narrativa del autor, esta obra retrata los problemas a los que tienen que enfrentarse los adolescentes españoles en su viaje hacia la edad madura.

En este caso, Campos de fresas aborda el tema de las drogas y los peligros que acarrean, además de concienciar sobre otras temáticas adolescentes, como la bulimia. Con Campos de fresas, aprendemos cómo cualquiera puede ser víctima del atractivo de las drogas y cómo estas pueden destruir vidas muy rápidamente, y por qué debemos ser consecuentes con nuestros actos.

MENÚ RÁPIDO

1.- Personajes de Campos de fresas
1.1. - Personajes principales
1.2. - Personajes secundarios
2.- Resumen de Campos de fresas
2.1. - Primera parte
2.2. - Segunda parte
2.3. - Tercera parte
2.4. - Cuarta parte
3.- Opinión del libro

Personajes de Campos de fresas

Personajes principales:

  • Luciana: una joven de 18 años, responsable, experta en el ajedrez. Es muy cariñosa con su pareja, familia y amigos. Sufre una sobredosis al comenzar la historia y entra en un profundo coma. Eloi: novio de Luciana, amante de la vida sana, odia los vicios con toda su alma. Cuando descubre lo que le ha pasado a su novia, hace todo lo posible por ayudarla.

  • Personajes secundarios:

  • Norma: hermana de Luciana, una muchacha de mal carácter, rebelde y egoísta. Cuando ve a su hermana al borde de la muerte, cambia su actitud para ayudar a los demás.

  • Cinta: mejor amiga de Luciana, sale de vez en cuando con Santiago. Es muy considerada.

  • Santiago: amigo de Luciana, siente algo por ella, pero también por Cinta.

  • Máximo: amigo de Luciana, un joven retraído que tuvo parte de culpa de la sobredosis de la muchacha.

  • Loreto: la otra mejor amiga de Luciana, una muchacha que sufre de bulimia. Luciana la ayuda a prometer no volver a causarse el vómito.

  • Poli: el camello que distribuyó la droga Eva en la discoteca Pandora’s, convirtiéndose en el principal culpable de la sobredosis de Luciana.

  • Inspector Espinós: detective encargado de encontrar al camello que distribuye la droga Eva en las discotecas de la ciudad.

  • Resumen de Campos de fresas

    Primera parte

    La historia comienza cuando Luciana Salas, una joven de 18 años responsable, madura y muy buena jugando al ajedrez. La joven se encuentra en la discoteca Pandora’s de fiesta con unos amigos y, para aguantar toda la noche, se siente tentada a probar éxtasis. Al consumir éxtasis, Luciana cae en coma y tienen que trasladarla al hospital.

    Los padres de Luciana acuden al hospital, donde se encuentran a tres de los mejores amigos de su hija: Cinta, Máximo y Santiago, que están esperando un diagnóstico. Mientras esperan, deciden comunicar el suceso a Eloi, el actual novio de Luciana, y a Loreto, su mejor amiga y a la cual Luciana ayudaba con sus problemas de bulimia. Sin embargo, son incapaces de comunicarse con Loreto, ya que no coge ella el teléfono, sino su madre, y le pide que le comuniquen a Loreto lo que le ha pasado a Luciana.

    La protagonista se encuentra conectada a diferentes aparatos que la mantienen con vida de forma artificial, ya que se encuentra en un coma. La droga que consumió la distribuyó Poli, un joven vicioso y adicto que es camello. Comparte drogas con un chaval llamado Néstor al que le recomienda tener cuidado con las dosis, a sabiendas de lo que le había ocurrido a Luciana.

    Al hospital también acude Norma, la hermana de Luciana, una joven caprichosa y egoísta que aprende que no debería pensar tanto en sí misma, y menos en una situación así, y dejar de juzgar a su hermana y preocuparse por ella. En esto aparece el médico que atiende a Luciana y les pregunta a sus amigos qué droga consumió la protagonista, ya que los efectos son muy intensos y extraños. Los amigos insisten que se trataba de éxtasis y admiten que ellos también consumieron, pero en poca cantidad, y por eso no se encuentran en la situación de Luciana.

    Aparece Eloi en el hospital y reprocha a los amigos de Luciana por lo que han hecho y por no haber pensado en las consecuencias. Como no quiere armar un escándalo en el hospital, se marcha enfurecido y se encuentra con Norma, con la que se desahoga diciendo que los médicos no le dejan ver a Luciana. Norma le ayuda a colarse en la habitación, donde estaban sus padres muy afligidos al ver que Luciana estaba en estado vegetativo y no daba signos de recuperación. Sin embargo, la presencia de Eloi en la habitación parece alterar a Luciana, quien en su mente grita lo mucho que lo ama.

    Segunda parte

    Entra en juego la policía, que interviene para esclarecer lo ocurrido y averiguar quién distribuyó la droga en la discoteca. Conocemos al inspector Vicente Espinós, quien llega al hospital para interrogar a Cinta, Máximo y Santiago. Los chavales explican cómo era el envoltorio en el que venía envuelta la droga, incidiendo en que la caja llevaba una media luna reflejada.

    Por su parte, Eloi comienza a sacar sus propias conclusiones sobre el motivo por el cual Luciana está en coma y sus amigos no. Decide confrontarlos y preguntarles por qué ellos tenían más pastillas de éxtasis, pero ellos se niegan a responder; esto hace que Eloi sospecha de Máximo, pensando que fue él quien le facilitó la droga a Luciana. Máximo, indignado ante tales acusaciones, señala a Raúl como el culpable, otro amigo del grupo.

    Eloi va en busca de Raúl, pero no es capaz de dar con él y nadie parece saber dónde está. Incapaz de encontrarle, Eloi busca a sus mejores amigos, Ana y Paco; por su parte, Cinta logra comunicarle a Loreto la noticia sobre Luciana, aunque ésta dice que no puede acudir al hospital para visitarla porque la droga la dejó exhausta. Eloi averigua que puede encontrar a Raúl en una discoteca abandonada y se dirige hacia allá. En el lugar, Raúl confiesa que trabaja con un camello que suministra la droga en diferentes discotecas de la ciudad a cambio de grandes sumas de dinero.

    Eloi regresa para contarle a los amigos de Luciana que cree saber dónde está el camello y que él les conseguiría también la cápsula que contrarrestasen los efectos del éxtasis en el cuerpo de Luciana. Sin embargo, el médico informa a los padres de Luciana que ésta no consumió éxtasis como todos pensaban, sino una droga mortal llamada Eva, cuyas secuelas son muy profundas e intratables.

    Mientras tanto, Norma cae en la trampa de un periodista que se hace pasar por un dirigente del departamento antidrogas de la clínica para hacerle preguntas íntimas a la joven. De este modo, consigue información sensible sobre el caso de Luciana y toma fotografías de ella para publicarlas en su columna.

    Tercera parte

    Eloi va a la discoteca abandonada junto a Cinta, Máximo y Santiago para encontrarse con el presunto camello que distribuye la droga Eva en la ciudad. Aunque el camello no está dentro del edificio, deciden esperarlo y se separan para situarse en diferentes sitios del lugar, ya que había entradas a través de las cuales el camello podría entrar sin ser descubierto. Es así como Eloi descubre que en los baños hay unos ventanales perfectos para escapar si fuera necesario.

    Santiago reflexiona sobre lo sucedido y sobre lo que ocurrió en su casa, ya que sus padres lo habían criado de forma muy estricta. A su mente viene Cinta, ya que siente algo por ella, pero también se siente atraído por Luciana. De nuevo, piensa en Cinta, con quien intentó mantener relaciones sexuales, pero ella lo rechazó porque no había cabida para el sexo mientras Luciana estaba en coma y al borde de la muerte.

    Cinta también se hunde en sus recuerdos, rememorando el momento en el que conoció a Luciana, aunque estos recuerdos se emborronan y sólo es capaz de pensar en el momento en el que su amiga cayó al suelo víctima de la sobredosis, el bullicio de alrededor, su nerviosismo ante la situación, la reacción de sus padres y los padres de Luciana. Máximo, por su parte, recordaba el momento en el que repartió las pastillas de Eva junto a Raúl a todos sus amigos, por lo que Eloi tenía razón.

    En la distancia, Loreto reflexiona sobre su trastorno alimenticio, ya que padece bulimia, se mira al espejo y nunca se gusta lo suficiente. Sus cuerpos cada vez se notaban más pegados a su piel, pero ella no podía dejar de pensar que estaba gorda. La joven recuerda cómo Luciana prometió estar siempre a su lado en esa etapa tan difícil, e imploró a Dios para que Luciana se recuperase, ya que era su mejor amiga, su pilar, y no quería perderla.

    Por último, Eloi recuerda su primer beso con Luciana y eso le da más fuerzas para encontrar al camello que distribuyó la droga. Tiene una visión de Luciana convulsionando en el suelo por los efectos de la droga y comienza a llorar. Mientras espera la llegada del camello, Eloi contacta con Norma para que le haga saber a Luciana que la quiere. El grupo sigue esperando para que el camello les dé una pastilla de Eva con la que los médicos puedan averiguar sus componentes y así poder reanimar a Luciana.

    Al mismo tiempo, en el hospital, Luciana tiene un espasmo, y el médico asiste con su ayuda para calmar la reacción de la muchacha. En su interior, Luciana observa una luz al final de un largo sendero nublado, una luz donde se escucha una voz que la hace elegir entre una vida llena de paz o la muerte por haber vivido de forma desenfrenada. Luciana elige la paz y su cuerpo se relaja, por lo que el médico informa a sus padres que se encuentra fuera de peligro.

    El inspector Espinós, por su parte, va tras el rastro de Poli, pues cree que tiene relación con lo sucedido en la discoteca y conoce al camello que distribuyó la droga Eva. Esto lo descubre gracias al testimonio de otro camello llamado Lorenzo Roca, que es camello en algunas discotecas de la ciudad. Se dirige a otra discoteca para hablar con otro conocido de Poli llamado Alejandro Castro, quien antes aconseja a Poli que venda las pastillas sobrantes y huyese para despistar al inspector.

    Cuarta parte

    Llegamos a la recta final de la historia. En la discoteca abandonada, Eloi descubre en el baño a dos hombres intercambiando drogas: Poli y el camello, que están intercambiando Eva y éxtasis. Poli huye del baño y Eloi le persigue, mientras el camello huyó por su lado al percatarse de que lo estaban vigilando. Eloi avisa al grupo para que estén atentos, porque ha encontrado a los camellos y están intentando huir.

    El camello se ve acorralado y pasa por encima de Cinta y Santiago para escapar. Por su parte, Poli ya estaba fuera del edificio y corría rumbo al párking, pero allí se encontraba el inspector Espinós, que ve cómo Eloi persigue a Poli. Todo el grupo acabó persiguiendo a Poli salvo Máximo, que seguía teniendo alucinaciones de Luciana inconsciente en el suelo de la discoteca.

    El grupo de amigos persigue a Poli, quien, en un descuido, tropieza y se da un fuerte golpe en la cabeza contra el suelo, lo que provoca que suelte el frasco de pastillas cerca de una alcantarilla. La droga acaba cayendo por esta alcantarilla y el agua la arrastra. El golpe que se dio Poli le produce la muerte, por lo que los chicos se desesperan pensando que no podrán averiguar nada sobre la droga. Afortunadamente, Cinta consiguió coger una pastilla a tiempo, ya que Poli estaba corriendo con el frasco a medio abrir. El inspector Espinós tiene pruebas para imputar a Alejandro Castro y los chicos corren al hospital para salvar a Luciana, que sigue luchando para salir del coma.

    Por suerte, esta historia tiene un final feliz. El camello es imputado por sus crímenes y la droga desaparece de las calles; Loreto pide ayuda a su madre para superar su bulimia; los médicos investigan la pastilla que recuperó Cinta y averiguan cómo salvar a la protagonista y Luciana finalmente despierta del coma, parpadeando con dificultad, y se reencuentra con todos sus seres queridos.

    Opinión de Campos de fresas

    Campos de fresas es una lectura ligera con temas muy importantes sobre la madurez, el abuso de las drogas, la bulimia y la muerte. A pesar de tratar temáticas tan oscuras e importantes, se trata de una novela fácil de leer, con un lenguaje sencillo y perfecto para los adolescentes y jóvenes.

    Jordi Sierra i Fabra construyó una novela muy educativa en la que se refleja la realidad del presente de los adolescentes, con unos personajes realistas que sirven para educar al lector, pero, también, para que éste sea capaz de empatizar con ellos.

    A pesar de la dureza de sus temáticas, Campos de fresas se desarrolla de forma muy amena, si bien en ocasiones las reflexiones sobre las drogas pueden interrumpir muy bruscamente la narración. Sin embargo, la reflexión más importante es que cada uno debe ser consecuente de sus propias acciones, por lo que vivir al límite puede acarrear consecuencias nefastas para nosotros y nuestros seres queridos.



    Lector empedernido y amante de la fotografía. Me encanta la literatura de fantasía y ciencia ficción. Escribo resúmenes, opiniones y reseñas para ayudarte a decidir tu próximo libro.
    Pablo Navarro

    Si te ha gustado este resumen de "Campos de fresas", compártelo con tus contactos.


    Enlaces de interés

  • "Campos de fresas", Libro en Amazon

  • Comentarios



    Libros Relacionados

    El principito
    El principito
    La historia interminable
    La historia interminable
    Relato de un náufrago
    Relato de un náufrago
    El diario de Ana Frank
    El diario de Ana Frank
    El poder del ahora
    El poder del ahora
    El guardián entre el centeno
    El guardián entre el centeno


    Privacidad · Política de cookies · Contacto

    © 2020 Resumenlibro.com